Alfred A. Attanasio


Alfred Angelo Attanasio (20 de setiembre de 1951) es un autor estadounidense de obras de fantasía y ciencia ficción.

Según sus propias palabras, está traumatizado desde su infancia por la posibilidad de desencadenamiento de un apocalipsis termonuclear y creció con el convencimiento de que nunca llegaría a la edad adulta. Esta actitud le hizo plantearse desde su niñez varias cuestiones existenciales.

Inicia su carrera de escritor en 1965 en la revista de cómics The Amazing Spider-Man, pero es John W. Campbell quien le recomienda que continúe.

A partir de 1971 compagina sus estudios de literatura y biología con la autoría de relatos. Su primera novela, Radix, publicada en 1981, es nominada para el premio Nebula de 1981 y recibe una acogida entusiasta por parte de la crítica especializada. Desde entonces ha publicado más de veinte novelas y varias antologías de relatos.

Attanasio es un autor ecléctico que se inspira en numerosas fuentes, ya que su obra está marcada por la historia de la humanidad, la ciencia, la filosofía, la literatura de Lovecraft y las tesis de Heisenberg.

Considera que la realidad del universo es inaccesible para el entendimiento humano y que nuestra percepción de ella es, fundamentalmente, una ficción creada y delimitada por nuestra propia imaginación.

RADIX


En un futuro cercano, la Tierra entra en la Línea, el rayo de energía radiante tal vez procedente de un lejano agujero negro en el centro de la galaxia.

En el aura de ese extraño y misterioso poder, la Tierra resulta alterada para siempre, sometida a una mutación sorprendente. Seres procedentes de los abismos del tiempo se encarnan en algunos humanos a los que prestan su inimaginable poder.

El protagonista es un urbano marginal que realizará un viaje iniciático hasta convertirse en un casi-Dios y transformar el futuro de la Humanidad.

Fuentes: wikipedia (inglés y francés, traducción propia) parcialmente para biografía. LeeLibrosGratis para reseña del libro. Google para foto del autor. Material propio para portada de Radix.

Obras recomendadas por rusoazul y disponibles en formato electrónico. Si la búsqueda es dificultosa, siempre me podéis contactar ;-D
El dragón y el unicornio
El lobo y la corona
Radix

4 comentarios:

Juanma Sincriterio dijo...

Leí Radix en su día y me pareció una marcianada de mucho cuidado, y la verdad es que no tengo ni idea de qué más ha escrito este hombre...

rusoazul dijo...

Mi opinión es que está muy influenciado por Lovecraft y los, digamos, primigenios.

Wikipedia también hace mucho hincapie en esta conexión con EL COLOR SURGIDO DEL ESPACIO y el tema subyacente de radix, a mi entender, no desdice esa apreciación.

Con respecto a los otros dos, te copio un par de reseñas. Los libros son de fantasía y tal vez puedan servirte para decidir si quieres intentarlo de nuevo o no:

El Dragón y el Unicornio
A.A.Attanasio- Ed. Apóstrofe
Con un lenguaje desbordante de lírica y un abrumador poder imaginativo, Attanasio afronta en esta extraordinaria novela la reconstrucción de la leyenda artúrica.
Merlín y Uther Pendragón, Ygrane y la bruja Reglaw, los salvajes fiana celtas y los últimos vástagos romanos, los druidas y Bleys, el alquimista inmortal de la lejana Cathay, todo un universo de personajes fascinantes se unen aquí entre los polos simbólicos del dragón y el Unicornio para dar forma a un concierto narrativo rebosante de magia y misterio. Lírica, suspense, humor, amor...
Estos son sólo algunos de los muchos registros con los que el autor teje esta novela sorprendente, en la que un lenguaje futurista surge del mundo arcaico de la épica.

El lobo y la corona
Arthor, El Aguila de Thor, debe guiar a su pueblo no sólo en la lucha contra antiguas formas de brujería sino contra el imperio mundial que querría hacer de Britania una mera provincia.
Esta versión a un tiempo épica y lírica, de la leyenda mas querida de la humanidad convierte en un único y magnífico tapiz la prístina sabiduría artúrica, los penumbrosos mitos druídicos y la brillante fascinación de la ciencia cuantica.

Normalmente, el primero tiene mucho mejores críticas que el segundo.

Muchas gracias por tu comentario

Anónimo dijo...

Estoy leyendo Radix. Me parece que esa enorme cantidad de páginas encierra una novela de unas ciento cincuenta quizá, bastante interesante y atractiva. Pero habría que podarla muchísimo de una exhuberante cantidad de elementos que no le aportan nada y son agónicamente repetitivos. Creo que el autor intentó armarse un sistema conceptual donde mezcló, como si uno solo no le alcanzara para decir lo que quería, varios sistemas filosóficos y religiosos de diversa procedencia. He detectado palabras de la Cábala, la alquimia, el budismo zen y otros constructos, todo revuelto, como esa clase de apropiación que suelen hacer los pintores mediocres posmodernos de las obras clásicas, poniéndole un condón a Eva en la mano en lugar de la manzana que ofrecía a Adán. Más o menos ese es el procedimiento. La proliferación de vocablos creados es alienante y resulta muy desagradable y abaratadora de la narración. Algunos neovocablos recuerdan la neolingua de 1984 por estar formados de la unión de dos palabras, como hizo Orwell. A mí, humildemente, Radix me parece el producto de una mente en desorden, y veo groserísimo compararla con El señor de los anillos. No soy fan de Tolkien, pero Tolkien era un escritor bueno, un pensador lúcido y profundo y un armador de sistemas absolutamente orgánico, porque tenía detrás una formación sólida que se lo permitía. Radix, mirada friamente, no pasa de ser un real amontonamiento, un amasijo, y nada es realmente nuevo y ni siquiera novedoso. Toma de todos y no crea nada. Qué pena el esfuerzo que me ha representado leerla hasta el final.

Anónimo dijo...

Radix fue publicada en 1981.

Muchos espabilados que descubren la literatura fantastica 30 años despues, deberian de leer (tal vez) primero algunos datos con respecto a las obras, antes de hacer comentarios que, para quien tiene muchos mas años que ellos, les pueden parecer, como minimo, los del nuevo rico que, un dia, se puede permitir y descubre el champagne y le parece amargo.